Capítulo 4. LA VERBENA.

Hacía ya más de dos meses de aquella borrachera en Huertas. Como bien es sabido por todos, el alcohol es el caldo de cultivo perfecto para prometer cosas incumplibles, como cuando decidieron que saltarían en paracaídas, o cuando pensaron en tatuarse la guindilla que ahora todas llevan su piel. Esta vez la cosa iba de disfraces y la Feria de la Paloma era la fecha idónea para sacar el vestido de chulapa. Sin embargo, Juana tenía pensado un look bien diferente

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*